Cirugía de columna


FRACTURA VERTEBRAL OSTEOPORÓTICA  Y TUMORAL. LA CIFOPLASTIA Y VERTEBROPLASTIA COMO  TRATAMIENTO.

FRACTURA VERTEBRAL OSTEOPORÓTICA Y TUMORAL. LA CIFOPLASTIA Y VERTEBROPLASTIA COMO TRATAMIENTO.

David Pescador | 26 julio 2021
La fractura vertebral es una de las fracturas más frecuentes.  Pueden en múltiples ocasiones pasar desapercibidas en los ancianos o causar una incapacidad importante. La cifoplastia y vertebroplastia son tratamientos quirúrgicos para las fracturas vertebrales osteoporóticas o patológicas producidas por tumores. Se emplean cuando el tratamiento conservador ha fracasado o no tiene cabida realizarlo.

FRACTURA VERTEBRAL

Las fracturas vertebrales representan un importante problema de salud en la población. La etiología de las mismas, varía según los grupos de edad. En pacientes jóvenes y de mediana edad destacan los traumatismos toracolumbares de alta energía en el contexto de precipitaciones y accidentes de tráfico; sin embargo en población de edades más avanzadas las fracturas se producen por aplastamientos vertebrales secundarios a un hueso patológico, ya sea por la existencia de metástasis óseas, tumores primarios o patología osteoporótica, cuya prevalencia aumenta según lo hace la edad (1).

FRACTURA POR OSTEOPOROSIS

Los datos epidemiológicos de la fractura vertebral osteoporótica son difíciles de cuantificar, debido a que más de dos tercios son asintomáticas o pasan desapercibidas siendo catalogadas como una lumbalgia sin llegar al diagnóstico real (2). En otras ocasiones se diagnostican en estudios radiológicos incidentales (3,4). Las fracturas vertebrales sintomáticas además de dolor agudo y crónico generan gran comorbilidad; pueden alterar la movilidad del paciente, ocasionan pérdida de altura y deformidad espinal con tendencia a la cifosis, disminuyen la función pulmonar e incluso la supervivencia del paciente (5).  

FRACTURA VERTEBRAL  PATOLÓGICA POR TUMORES

  En el diagnóstico diferencial de una fractura vertebral siempre debemos incluir las fracturas vertebrales secundarias a tumores tanto metastásicos como primarios. Las lesiones óseas aparecen en el 80-90% de los pacientes con Mieloma Múltiple, de las cuales el 65% afectan a la columna vertebral (6); en el 75% de los pacientes con cáncer de mama y de próstata y en el 15-40% de los pacientes con otros tumores (7). El carcinoma de tiroides tiene una afinidad especial por la columna, aunque las metástasis no son frecuentes dada su baja incidencia. Los tumores óseos primarios de la columna vertebral (cordoma, condrosarcoma, sarcoma de Ewing y osteosarcoma) son menos frecuentes que las metástasis de tumores sólidos o el Mieloma Múltiple (6). La infiltración tumoral de la masa ósea se asocia con un aumento de la morbilidad en pacientes oncológicos, lo que incluye dolor intenso, fracturas patológicas asociadas a inestabilidad de la  columna  vertebral y otras emergencias oncológicas como son la compresión medular. Estos SRE (Skeletal-related events ) tienen un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes (7).

DIAGNÓSTICO DE LA FRACTURA VERTEBRAL

La primera aproximación diagnóstica a la fractura vertebral suele hacerse a través de un estudio radiológico simple , sin embargo, el mejor método para conocer si la misma mantiene actividad es la resonancia magnética (RM) . En los pacientes con fracturas múltiples, podemos definir el nivel sintomático como aquel que mantiene actividad (8,9). Otras técnicas de imagen que pueden utilizarse son la tomografía axial computarizada (TAC), muy útil en patología osteolítica y en la valoración de retropulsiones del muro posterior en el canal medular, así como el rastreo óseo con tecnecio-99.  

TRATAMIENTO DE LA FRACTURA VERTEBRAL

 

Fractura osteoporóticas

  Una vez diagnosticada la fractura y su entidad nosológica existen múltiples opciones de tratamiento. En los pacientes con fracturas osteoporóticas que cursan con mínima sintomatología o en aquellos que se llega al diagnóstico de forma accidental el tratamiento estará enfocado al mantenimiento de la masa ósea, a mejorar la función, prevenir el dolor      y evitar la aparición de nuevas fracturas (3). En estos casos el tratamiento inicial es sintomático alternando el reposo con actividad, así como el uso de analgésicos y órtesis externas (10). A todas estas medidas se asocian fármacos específicos para el tratamiento de la osteoporosis como los bifosfonatos, denosumab ó teriparatida (8). El tratamiento a largo plazo requiere un enfoque multidisciplinar que abarca la valoración ortopédica, las  modificaciones en el estilo de vida y los programas de ejercicio. Si tras 4 o 6 semanas del  inicio del tratamiento el dolor persiste, además de estar indicado hacer un estudio más detallado para descartar posibles complicaciones deberá considerarse la indicación de técnicas de refuerzo vertebral percutáneo como son la vertebroplastia y la cifoplastia (3).  

Fractura tumoral

  En los pacientes con fracturas secundarias a patología tumoral, éstas pueden generar gran morbilidad incluyendo dolor crónico, deformidad, y compresión medular con el consiguiente riesgo de patología neurológica irreversible. En estos casos se suelen indicar como tratamiento inicial medidas conservadoras al igual que en las fracturas osteoporóticas. Otras opciones terapéuticas incluyen la indicación quirúrgica y la radioterapia según la sintomatología y la posible afectación neurológica (11).

Manejo terapéutico de las lesiones tumorales:

Para poder seleccionar la opción de tratamiento más adecuada existen escalas que nos permiten valorar distintos factores pronósticos, una de las más usadas es la escala de Tokuhashi (12) la cual incluye los siguientes parámetros: “perfomance status”, metástasis óseas, número de vértebras afectadas, metástasis viscerales, tipo de tumor primario y el estado neurológico. De acuerdo con la puntuación obtenida se distinguen tres situaciones posibles. Si el resultado total se encuentra entre 0-8 puntos, la supervivencia será inferior a 6 meses, por lo que estará indicado un tratamiento conservador o cirugía paliativa entre las que se incluyen técnicas de refuerzo vertebral percutáneo, como la cifoplastia o la vertebroplastia. Por el contrario los pacientes con una puntuación entre 12-15 puntos, tendrán una supervivencia superior a los 12 meses y serán candidatos a cirugías de tipo paliativo o excisional (11). Si la puntuación final es de 9-11 puntos, la supervivencia estimada será de 6-12 meses y se deberá considerar entre una cirugía paliativa o excisional (12) .

VERTEBROPLASTIA  Y CIFOPLASTIA PARA LA FRACTURA VERTEBRAL

La vertebroplastia percutánea (VP) y la cifoplastia con balón son técnicas percutáneas mínimamente invasivas guiadas por radioscopia que pretenden conseguir el alivio sintomático del dolor y la restauración de la estabilidad vertebral (8).

Cuándo  y en qué patologías hacer una cifoplastia o vertebroplastia:

Las indicaciones de ambas técnicas se muestran son:
  1. Fracturas osteoporóticas:
    1. Hundimiento hasta el 70% de la altura vertebral normal (1)
    2. Persistencia del dolor tras 6-8 semanas de tratamiento conservador (14)
    3. Edema óseo en RM (hiperseñal en secuencia STIR) (3)
  2. Fractura tumoral
    1. Angiomas sintomáticos
    2. Hemangiomas sintomáticos
    3. Metástasis osteolíticas
    4. Mieloma Múltiple
    5. Linfomas
  3. Otras:
    1. Espondilitis de Kummell
    2. Histiocitosis
    3. Osteogénesis imperfecta
    4. Fracturas vertebrales traumáticas (en casos seleccionados)
 

Vertebroplastia:

La vertebroplastia percutánea fue desarrollada por primera vez en 1987 por Galibert y Deramond en el Hospital Universitario de Amiens (Francia), para el tratamiento de tumores espinales benignos (1). La técnica consiste en la inyección del cemento poli metil-metacrilato (PMMA) dentro de la vértebra patológica, en estado semilíquido que en un breve período de tiempo polimerice a un estado sólido dando soporte al cuerpo vertebral y aumentando la resistencia del mismo, lo que previene la progresión de la fractura y produce un efecto analgésico (13).  

Cifoplastia:

En 1998    Reiley desarolló la cifoplastia percutánea con balón con el objetivo de reducir la morbilidad de las vertebroplastias y conseguir restaurar parcialmente la alineación sagital y la altura normal del cuerpo vertebral (1). En la cifoplastia se introduce también un cemento óseo -PMMA- en el cuerpo vertebral colapsado pero a diferencia de la VP previamente a la administración del cemento, se inserta un balón que se insufla con el objetivo de restaurar la altura del cuerpo vertebral y reducir la deformidad cifótica (11).  Al retirar el balón, en el interior del cuerpo vertebral queda una cavidad que permite introducir el cemento a menor presión y con mayor viscosidad, lo que reduce el riesgo de      extravasación(8,9).  

Cómo es la operación de cifoplastia o vertebroplastia:

Lo primero es localizar las vertebras dañadas guiados en todo momento por el aparato de rayos X. Mediante incisiones muy pequeñas se introducen agujas canuladas muy finas que llegan hasta el cuerpo vertebral . Una vez alcanzado el cuerpo vertebral si se va a hacer cifoplastia, se introduce el balón para aumentar la vertebra. Se hace seguidamente el cemento que se introduce muy lentamente en el cuerpo vertebral por unas pequeñas cánulas. Pueden ver la secuencia de la cirugía en el siguiente enlace https://www.facebook.com/watch/?v=669916446862478

Complicaciones:

Además de las fugas de cemento, existen otras complicaciones  descritas en la literatura como las derivadas de la punción (hemorragia, lesión medular, neumotórax…); por la técnica de abordaje, fenómenos alérgicos, aparición de nuevas fracturas (3).
Para saber más sobre traumatismos vertebrales  puede consultar el siguiente link https://www.doctorpescador.es/esguince-cervical-o-latigazo-cervical/
Para consultar otras patologías  sobre   la  columna vertebral consulte el siguiente link. https://traumatologosalamanca.com/cirugia-de-columna/
SI TE DUELE LA ESPALDA, TIENES UNA FRACTURA VERTERBRAL CONSÚLTANOS, CUIDAMOS TU ESPALDA, CUIDAMOS DE TI.
#fracturavertebral #oteoporosis #cifoplastia #vertebroplastia #Salamanca #Zamora #dolordeespalda #traumatólogo #traumatología
 

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Rueda C, Montesinos D, Tejero V, Antonio J. Cifoplastia percutánea con balón en el tratamiento de aplastamientos vertebrales. Evaluación en nuestro medio. Rev. S. And. y Ort. [Internet]. 2014 [citado 20 Mar 2019]; 31 (2/2): 53-61. Disponible en: https://www.portalsato.es/documentos/revista/Revista14-2/2014-2.%2008.pdf
 
  1. Kendler DL, Bauer DC, Davison KS, Dian L, Hanley DA, Harris ST, et Vertebral Fractures: Clinical Importance and Management. Am J Med. [Internet]. 2016 [citado 20 Mar 2019];129(2):221.e1-221.e10. Disponible en: https://www.amjmed.com/article/S0002-9343(15)01012-8/fulltext
 
  1. Pomés J, Macho J, Blasco J, Tomás Vertebroplastia y cifoplastia. Rev Esp Reumatol [Internet]. 2004 [citado 25 Mar 2019]; 31(1):38-42. Disponible en: http://www.elsevier.es/index.php?p=revista&pRevista=pdf- simple&pii=13057075&r=29
 
  1. Del Pino Montes, Epidemiología de las fracturas osteoporóticas: las fracturas vertebrales y no vertebrales. Rev Osteoporos Metab Miner [Internet]. 2010 [Citado 26 Mar 2019]; 2(Supl 5): S8-S12. Disponible en:http://www.revistadeosteoporosisymetabolismomineral.com/pdf/articulos/92010020500 080012.pdf
 
  1. Cheng J, Muheremu A, Zeng X, Liu L, Liu Y, Chen Percutaneous vertebroplasty vs balloon kyphoplasty in the treatment of newly onset osteoporotic vertebral compression fractures: A retrospective cohort study. Medicine (Baltimore)[Internet]. 2019 [citado 12 May 2019];98(10):e14793. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6417511/
 
  1. Mechri M, Riahi H, Sboui I, Bouaziz M, Vanhoenacker F, Ladeb Imaging of Malignant Primitive Tumors of the Spine. J Belg Soc Radiol [Internet]. 2018 [citado 4 Abr 2019];102(1). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6425224/pdf/jbsr-102-1-1410.pdf
 
  1. Vieira C, Fragoso M, Pereira D, Medeiros Pain prevalence and treatment in patients with metastatic bone disease. Oncol Lett [Internet]. 2019 [citado 4 Abr 2019]; 17 (3): 3362-3370 Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6396205/pdf/ol-17-03-3362.pdf
 
  1. Martínez-Quiñones JV. Refuerzo vertebral percutáneo: vertebroplastia y cifoplastia. Procedimiento técnico. Neurocirugía [Internet]. 2005 [citado 4 Abr 2019]; 16:427-440. Disponible en:http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-14732005000500004
 
  1. Sun Z-Y, Li X-F, Zhao H, Lin J, Qian Z-L, Zhang Z-M, et Percutaneous Balloon Kyphoplasty in Treatment of Painful Osteoporotic Occult Vertebral Fracture: A Retrospective Study of 89 Cases. Med Sci Monit. [Internet].2017 [citado 12 Abr 2019];23:1682-90. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5391800/pdf/medscimonit-23-1682.pdf
 
  1. Zhang H, Xu C, Zhang T, Gao Z, Zhang Does Percutaneous Vertebroplasty or Balloon Kyphoplasty for Osteoporotic Vertebral Compression Fractures Increase the Incidence of New Vertebral Fractures? A Meta-Analysis. Pain Physician. [Internet] 2017 [citado 12 Abr 2019]; 20(1): E13-E28.Disponible en: https://www.painphysicianjournal.com/linkout?issn=1533-3159&vol=20&page=E13
 
  1. Health Quality Vertebral augmentation involving vertebroplasty or kyphoplasty for cancerrelated vertebral compression fractures: a systematic review. Ont Health Technol Assess Ser [Internet]. 2016 [citado 4 Abr 2019];16(11):1–202. Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4902848/pdf/ohtas-16-1.pdf
 
  1. Yang X, Lun D, Hu Y, Liu Y, Wang F, Feng J, et al. Prognostic effect of factors involved in revised Tokuhashi score system for patients with spinal metastases: a systematic review and Meta-analysis. BMC Cancer [Internet].2018 [citado 4 Abr 2019];18(1): Disponible en:https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6293585/pdf/12885_2018_Article_513 9.pdf
 
  1. Wang H, Sribastav SS, Ye F, Yang C, Wang J, Liu H, et al. Comparison of Percutaneous Vertebroplasty and Balloon Kyphoplasty for the Treatment of Single Level Vertebral Compression Fractures: A Meta-analysis of the Literature. Pain Physician [Internet]. 2015 [citado 7 Abr 2019]; 18(3):209-22. Disponible en:https://www.painphysicianjournal.com/current/pdf?article=MjMxNg%3D%3D&journal=88
   
TODO LO QUE TIENES QUE SABER SOBRE LA ESCOLIOSIS IDIOPATICA.

TODO LO QUE TIENES QUE SABER SOBRE LA ESCOLIOSIS IDIOPATICA.

David Pescador | 19 junio 2021
Es final de curso y las vacaciones de nuestros niños están al llegar, pero para los cirujanos de columna es época de cirugía de escoliosis. Época de corregir esas espaldas en S de nuestros adolescentes, que angustian a familias y a niños. Llegamos a esta situación cuando la progresión es excesiva y las medidas conservadoras no han surtido efecto. Os explicamos con rigor científico lo que debemos saber sobre la escoliosis. 
La escoliosis es la deformidad tridimensional de la columna vertebral que afecta a los tres planos del espacio , debiendo ser esta desviación de más de 10º de angulación.
La escoliosis idiopática o de causa desconocida es la más frecuente (representa el 80% de todas las escoliosis), afectando al 3% de la población y siendo más habitual en el  sexo femenino. Hay tres tipos según la edad a la que aparece: infantil, juvenil y del adolescente .
En la historia natural de la escoliosis idiopática hay que tener en cuenta los siguientes factores: los que influyen en la progresión y los que tienen consecuencias a largo plazo.
En lo que respecta a los primeros, se considera progresión el aumento de cinco grados o más de la curva entre dos o más exploraciones consecutivas. El riesgo de progresión es mayor cuanto menor sea la madurez esquelética (grados de Risser), mayor la magnitud de la curva inicial, curvas torácicas, presencia de dobles curvas y rotación importante.
Entre los segundos, cabe destacar que en las curvas torácicas de más de 50º y las lumbares de más de 40º hay una progresión de hasta un grado al año tras la madurez esquelética. Además, las curvas de más de 80-90º y con gran rotación pueden repercutir negativamente en la función pulmonar, junto con importantes lumbalgias, trastornos psicológicos y cuadros depresivos.
Para el diagnóstico son fundamentales la historia clínica, la exploración física con la prueba de Adams y la telerradiografía anteroposterior y lateral en bipedestación.
El tratamiento de la escoliosis idiopática puede ser conservador o quirúrgico .
El tratamiento conservador incluye, principalmente, el corsé, programas de ejercicios, fisioterapia, tracciones y medidas físicas.
El uso del corsé  tiene como objetivo evitar o enlentecer la progresión de la curva escoliótica hasta alcanzar la madurez esquelética. Se debe tener en cuenta que, aunque sea un tratamiento catalogado como conservador, es una medida agresiva y tiene ciertas contraindicaciones como: reacción psicológica grave por mala adaptación a su uso, obesidad, úlceras o si se ve que no es efectivo en ese paciente. En el momento en el que finalice la maduración ósea, se puede ir retirando progresiva y controladamente.
Hay múltiples tipos de corsés: cérvico-toraco-lumbo-sacro (CTLSO), como el  corsé de Milwaukee; toraco-lumbo-sacro (TLSO), como el corsé de Boston o el de Lyonnais; el nocturno de hipercorrección, como el de Charleston®; los dinámicos, como el SpineCor®; y los diseñados por ordenador (CAD)
Dentro de los numerosos programas de ejercicios fisioterapéuticos específicos para la escoliosis (PSSE), cabe destacar el método de Schroth que se fundamenta en que el desequilibrio muscular puede ser una potencial causa de escoliosis y, por ello, propone unos ejercicios intensivos diarios para el autoestiramiento, deflexión, desrotación y estabilización de la columna.
La tracción física  tiene como objetivo ir estirando lentamente la columna para corregir las curvaturas o disminuir la rigidez de las mismas.
La electroestimulación consiste en dar una serie de impulsos eléctricos a los músculos rotatorios profundos paraespinales con objeto de detener la progresión de la curva.
Sobre estos tratamientos conservadores la  evidencia científica  de calidad y relevante llega a estas conclusiones:
  1. De todos los tratamientos conservadores existentes para la escoliosis idiopática, solo el uso del corsé tiene evidencia científica suficiente para ser
  2. El uso del corsé sí ha demostrado ser eficaz para evitar o enlentecer la progresión de la curva hasta alcanzar la madurez esquelética, siempre y cuando se use durante 17-23 horas al día, en curvas entre 20/25º y 40/45º y se revise frecuentemente el ajuste del
  3. La eficacia de los programas de ejercicios no ha quedado suficientemente demostrado por lo que no se pueden sentar bases terapéuticas. El nivel de evidencia encontrado es bajo y a corto
  4. La eficacia de la fisioterapia y las medidas físicas no se ha podido probar ya que no hay estudios relevantes, siendo de baja calidad y evidencia científica
Respecto al tratamiento quirúrgico , está indicado en curvas por encima de los 45-50º y consiste en realizar una artrodesis del menor número de vértebras posibles del segmento afectado, logrando un adecuado balance sagital y coronal.(Video: https://www.youtube.com/watch?v=CVcrWrZfSCI&list=PLOqanlCC9Fwg0vAxK-hKafB5AjkcngjA3&index=7).
En caso de realizarse en pacientes inmaduros esqueléticamente se deben llevar a cabo aquellas técnicas  que no supongan una fusión vertebral, sino que permitan el crecimiento longitudinal para evitar el fenómeno del cigüeñal.
Si tienes escoliosis no dudes en CONSULTARNOS , CUIDAMOS DE TU ESPALDA, CUIDAMOS DE TI.
#columnavertebral #escoliosis #corse #Salamanca #Zamora #Cirugíadecolumna.
www.doctorpescador.es  
BIBLIOGRAFIA:
  1. Yaman O, Dalbayrak S. Idiopathic scoliosis. 24, Turkish Neurosurgery. Turkish Neurosurgical Society; 2014. p. 646–57.
  2. Blevins K, Battenberg A, Beck A. Management of Scoliosis [Internet]. Vol. 65, Advances in Academic Press Inc.; 2018 [cited 2020 Apr 17]. p. 249.Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30053928
  3. SY Observation and Early Intervention in Mild Idiopathic Scoliosis via Corrective Exercises in Growing Children. Curr Pediatr Rev. 2015 Nov 18;12(1):24–30.
  4. Weinstein SL. The Natural History of Adolescent Idiopathic Scoliosis. J Pediatr 2019 Jul 1;39(6):S44–6.
  5. Di Felice F, Zaina F, Donzelli S, Negrini S. The Natural History of Idiopathic Scoliosis During Growth. Am J Phys Med Rehabil [Internet]. 2018 May 1 [cited 2020 May 29];97(5):346–56. Available from: http://journals.lww.com/00002060- 201805000-00006
  6. Karol The Natural History of Early-onset Scoliosis. J Pediatr Orthop [Internet]. 2019 Jul 1 [cited 2020 May 29];39(6):S38–43. Available from: http://journals.lww.com/01241398-201907001-00010
  7. Horne JP, Flannery R, Usman S. Adolescent idiopathic scoliosis: Diagnosis and Am Fam Physician. 2014;89(3):193–8.
  8. Escoliosis idiopática del adolescente | Sociedad de investigación de escoliosis [Internet]. [cited  2020    May     29]. Available           from: https://srs.org/professionals/online-education-and-resources/conditions- and-treatments/adolescent-idiopathic-scoliosis
  9. Ridderbusch K, Spiro AS, Kunkel P, Grolle B, Stücker R, Rupprecht übersichtsarbeit: Strategien in der Behandlung der frühkindlichen Skoliose. Vol. 115, Deutsches Arzteblatt International. Deutscher Arzte-Verlag GmbH; 2018. p. 371–6.
  10. Negrini S, Donzelli S, Aulisa AG, Czaprowski D, Schreiber S, de Mauroy JC, et 2016 SOSORT guidelines: Orthopaedic and rehabilitation treatment of idiopathic scoliosis during growth. Vol. 13, Scoliosis and Spinal Disorders. BioMed Central Ltd.; 2018. p. 1–48.
  11. Kalichman L, Kendelker L, Bezalel T. Bracing and exercise-based treatment for idiopathic scoliosis. J Bodyw Mov Ther. 2016 Jan 1;20(1):56–64.
  12. Gomez JA, Hresko MT, Glotzbecker MP. Nonsurgical management of adolescent idiopathic scoliosis [Internet]. Vol. 24, Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons. Lippincott Williams and Wilkins; 2016 [cited 2020 Apr 17]. 555–64. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27388720
  13. Sy N, Borysov M, Moramarco M, Nan XF, Weiss H-R. Bracing Scoliosis - State of the Art (Mini-Review). Curr Pediatr Rev [Internet]. 2016 [cited 2020 Apr 25];12(1):36–42. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26769613
  14. Hawes MC. The use of exercises in the treatment of scoliosis: An evidence-based critical review of the literature. Vol. 6, Pediatric Rehabilitation. Pediatr Rehabil; p. 171–82.
DOLOR DE ESPALDA ¿QUÉ DEBES SABER ?

DOLOR DE ESPALDA ¿QUÉ DEBES SABER ?

David Pescador | 11 junio 2021

El dolor de espalda es un importante problema de salud mundial, por sus implicaciones  sociales y laborales, presentando incidencias similares a  enfermedades cardiacas y neoplásicas . Afecta al 58-84% de la población general alguna vez en su vida , generando   una pérdida de 4.1 millones de días laborales al año y unos costes anuales de unos 740 millones de euros,. La hernia discal y la  discopatia lumbar  son  una entidad muy frecuente, presentes en el 61% de los casos  de dolor lumbar. El dolor lumbar supone la 2º causa de visita en atención primaria. Es importante saber que el dolor lumbar es un síntoma no una patología como tal.

El dolor lumbar puede aparecer como síntoma único o asociado a dolor radicular , cuando eso ocurre traduce que puede haber patología comprimiendo los nervios. Esto cambia por tanto la forma de actuar. También es importante diferenciar un dolor de espalda de tipo mecánico axial, de un tipo inflamatorio o tumoral (signos de alarma: https://traumatologosalamanca.com/cirugia-de-columna/sintomas-de-alarma-metastasis-vertebrales/)
El diagnóstico de la causa de dolor lumbar sin ciática no es algo inmediato, debido a que la inmensa mayoría cede en un plazo razonable con analgesia y reposo. Por tanto realizar pruebas diagnósticas de entrada, no es la práctica clínica recomendada. Si el tiempo transcurre sin mejoría  se debe pedir radiografía simple  y valorar ampliar los tratamientos.
El tratamiento conservador para el dolor de espalda se prescribe en ausencia de lesión neurológica recomendándose durante 6 semanas .Estos  tratamientos conservadores empleados son, la medicación (44%),la educación y  la rehabilitación (40%) . Los tratamientos rehabilitadores más empleados son   la  manipulación, los ejercicios, el masaje, la  tracción y las medidas físicas como los TENS y  microondas. Estos tratamientos han generado bastantes controversias, ya que no hay una evidencia fuerte sobre su eficacia, y sus resultados a largo plazo.  Si habiendo evidencia de mejora con la educación postural y los ejercicios de elasticidad y flexibilidad  (ve nuestros videos: https://www.youtube.com/watch?v=OOGP4_rOjwc&list=PLOqanlCC9Fwg0vAxK-hKafB5AjkcngjA3&index=6)
Si con estos tratamientos no cede el dolor de espalda en ausencia de clínica radicular, se debe solicitar una resonancia magnética nuclear, para determinar la causa de este dolor lumbar  y pasar a tratamientos invasivos.
Estas causas puede ser muy diversas desde síndrome facetario, discopatia lumbar, hernia discal, espondilolisteis, estenosis de canal (canal estrecho), quiste artrosinovial…
Los tratamientos invasivos  para el dolor de espalda comienzan con técnicas del dolor como pueden ser el bloqueo facetario, inyección epidural, radiofrecuencia (rizólisis)…. (estas son las técnicas:https://www.youtube.com/watchv=iW3mDSoi5sE&list=PLOqanlCC9Fwg0vAxK-hKafB5AjkcngjA3&index=8)
Si todo esto fracasa el último escalón sería valorar la cirugía de la causa del dolor lumbar.Se debe individualizar mucho el tipo de cirugía para cada paciente y para cada tipo de patología , ya que no siempre la cirugía mejora el dolor lumbar (una opción la fijación o artrodesis:https://www.youtube.com/watchv=eCzG96xPlSE&list=PLOqanlCC9Fwg0vAxK-hKafB5AjkcngjA3&index=2).
SI TIENES DOLOR DE ESPALDA (LUMBALGIA) CONSULTENOS, CUIDAMOS TU ESPALDA, CUIDAMOS DE TI.
www.doctorpescador.es
#espalda #dolorlumbar #dolordeespalda #lumbago #lumbalgia #Salamamca #traumatólogo
BIBLIOGRAFIA
  1. Steel N, Ford JA, Newton JN, et al. Changes in health in the countries of the UK and 150 English Local Authority areas 1990–2016: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2016. Lancet. 2018;392(10158):1647-1661. doi:10.1016/S0140-6736(18)32207-4
  2. James SL, Abate D, Abate KH, et al. Global, regional, and national incidence, prevalence, and years lived with disability for 354 diseases and injuries for 195 countries and territories, 1990–2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. Lancet. 2018;392(10159):1789-1858. doi:10.1016/S0140-6736(18)32279-7
  3. Van Zundert J, Hans G, van Kuijk S, Van Boxem K, Vissers K. Low back pain. Lancet. 2018;392(10164):2548-2549. doi:10.1016/S0140-6736(18)33124-6
  4. Olafsson G, Jonsson E, Fritzell P, Hägg O, Borgström F. Cost of low back pain: results from a national register study in Sweden. Eur Spine J. 2018;27(11):2875-2881. doi:10.1007/s00586-018-5742-6
  5. Wang S, Wang L, Wang Y, Du C, Zhang M, Fan Y. Biomechanical analysis of combining head-down tilt traction with vibration for different grades of degeneration of the lumbar spine. Med Eng Phys. 2018;39(2017):83-93. doi:10.1016/j.medengphy.2016.10.004
  6. Ozturk B, Hakan O, Kursat G, Bostanoglu S. Effect of continuous lumbar traction on the size of herniated disc material in lumbar disc herniation. 2006:622-626. doi:10.1007/s00296-005-0035-x
  7. Deyo RA, Mirza SK. Herniated Lumbar Intervertebral Disk. Solomon CG, ed. N Engl J Med. 2016;374(18):1763-1772. doi:10.1056/NEJMcp1512658
  8. Boyraz I, Yildiz A, Koc B, Sarman H. Comparison of high-intensity laser therapy and ultrasound treatment in the patients with lumbar discopathy. Biomed Res Int. 2015;2015:304328. doi:10.1155/2015/304328
  9. Maher CG. Effective physical treatment for chronic low back pain. 2004;35:57-64. doi:10.1016/S0030-5898(03)00088-9
  10. Wegner I, Is W, Mw VT, et al. Traction for low-back pain with or without sciatica ( Review ). 2013;(8).
  11. Wjj A, Sc M, Ei Y, Mj S, Pg S. Spinal manipulative therapy for low-back pain ( Review ). 2013;(1):1-4.
  12. Ad F, Giraldo M, Baskwill A, Irvin E, Imamura M. Massage for low-back pain ( Review ). 2015;(9). doi:10.1002/14651858.CD001929.pub3.www.cochranelibrary.com
  13. Cammarata J, Donley J, Pf AB, Rm N, La M. Outcomes After a Prone Lumbar Traction Protocol for Patients With Activity-Limiting Low Back Pain : A Prospective. 2018;89(February 2008). doi:10.1016/j.apmr.2007.06.778
  14. Guild DG. M e c h a n i c a l T h e r a p y fo r L o w Back Pain. Prim Care Clin Off Pract. 2018;39(3):511-516. doi:10.1016/j.pop.2012.06.006
  15. C J, L S, H G. Influences of spinal decompression therapy and general traction therapy on the pain , disability , and straight leg raising of patients with intervertebral disc herniation. 2015. Epidemiol AJ. Efficacy of traction for non-specific low back pain : clinical trial. :1596-1600.
  16. Macario A, Richmond C, Auster M, Pergolizzi J V. Treatment of 94 Outpatients With Chronic Discogenic Low Back Pain with the DRX9000 : A Retrospective Chart Review. 2008;8(1):11-17.
  17. Dufour P. High-Force Versus Low-Force Lumbar Traction in Acute Lumbar Sciatica Due to Disc Herniation : A Preliminary Randomized Trial. J Manipulative Physiol Ther. 2018;39(9):645-654. doi:10.1016/j.jmpt.2016.09.006
  18. Serrano-Aguilar P, Kovacs FM, Cabrera-Hernández JM, Ramos-Goñi JM, García-Pérez L. Avoidable costs of physical treatments for chronic back, neck and shoulder pain within the Spanish National Health Service: a cross-sectional study. BMC Musculoskelet Disord. 2011;12(1):287. doi:10.1186/1471-2474-12-287
  19. Cai C, Hao ÆY, Kian PÆ, Lim C. A clinical prediction rule for classifying patients with low back pain who demonstrate short-term improvement with mechanical lumbar traction. 2009:554-561. doi:10.1007/s00586-009-0909-9
  20. Harte AA, Baxter GD, Gracey JH. The effectiveness of motorised lumbar traction in the management of LBP with lumbo sacral nerve root involvement : a feasibility study. 2007;12:1-12. doi:10.1186/1471-2474-8-118
  21. Foster NE, Anema JR, Cherkin D, et al. Prevention and treatment of low back pain: evidence, challenges, and promising directions. Lancet. 2018;391(10137):2368-2383. doi:10.1016/S0140-6736(18)30489-6
  22. Bernstein IA, Malik Q, Carville S, Ward S. Low back pain and sciatica: summary of NICE guidance. BMJ. 2017;356:i6748. doi:10.1136/bmj.i6748
  23. Thackeray A, Fritz JM, Lurie JD, Zhao W, Weinstein JN. Nonsurgical Treatment Choices by Individuals with Lumbar Intervertebral Disc Herniation in the United States: Associations with Long-term Outcomes. Am J Phys Med Rehabil. 2017;96(8):557-564. doi:10.1097/PHM.0000000000000685
  24. Middelkoop M Van, Rubinstein SM. A systematic review on the effectiveness of physical and rehabilitation interventions for chronic non-specific low back pain. 2011:19-39. doi:10.1007/s00586-010-1518-3
  25. Chou R, Huffman LH. Clinical Guidelines Annals of Internal Medicine Nonpharmacologic Therapies for Acute and Chronic Low Back Pain : A Review of the Evidence for an American Pain Society / American College of Physicians Clinical Practice Guideline. 2007.
  26. Yang H, Yoo W. The Effects of Stretching with Lumbar Traction on VAS and Oswestry Scales of Patients with Lumbar 4–5 Herniated Intervertebral Disc. J Phys Ther Sci. 2014;26(7):1049-1050. doi:10.1589/jpts.26.1049
  27. Moustafa IM, Diab AA. Extension traction treatment for patients with discogenic lumbosacral radiculopathy : a randomized controlled trial. 2012;(March). doi:10.1177/0269215512446093
  28. Choi J, Lee S, Hwangbo G. Influences of spinal decompression therapy and general traction therapy on the pain, disability, and straight leg raising of patients with intervertebral disc herniation. J Phys Ther Sci. 2015;27(2):481-483. doi:10.1589/jpts.27.481
  29. Isner-Horobeti M-E, Dufour SP, Schaeffer M, et al. High-Force Versus Low-Force Lumbar Traction in Acute Lumbar Sciatica Due to Disc Herniation: A Preliminary Randomized Trial. J Manipulative Physiol Ther. 2016;39(9):645-654. doi:10.1016/j.jmpt.2016.09.006
  30. Beurskens AJ, de Vet HC, Köke AJ, et al. Efficacy of traction for nonspecific low back pain. 12-week and 6-month results of a randomized clinical trial. Spine (Phila Pa 1976). 1997;22(23):2756-2762. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9431610. Accessed February 10, 2019.
  31. Beurskens AJ, de Vet HC, Köke AJ, et al. Efficacy of traction for non-specific low back pain: a randomised clinical trial. Lancet (London, England). 1995;346(8990):1596-1600. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7500752. Accessed February 10, 2019.
  32. Horseman I, Morningstar MW. Radiographic disk height increase after a trial of multimodal spine rehabilitation and vibration traction : a retrospective case series. J Chiropr Med. 2008;7(4):A3-A3. doi:10.1016/j.jcm.2008.08.001
  33. Chung T, Yang H, Ahn SJ, Park JH. Herniated Lumbar Disks : Real- time MR Imaging Evaluation during. 2015;275(3).
  34. Kang J-I, Jeong D-K, Choi H. Effect of spinal decompression on the lumbar muscle activity and disk height in patients with herniated intervertebral disk. J Phys Ther Sci. 2016;28(11):3125-3130. doi:10.1589/jpts.28.3125
 
Metástasis vertebrales.Síntomas de alarma.

Metástasis vertebrales.Síntomas de alarma.

David Pescador | 20 abril 2021
Las metástasis  vertebral a nivel óseas son  procesos  frecuentes en tumores avanzados, pudiendo en ocasiones ser el  diagnóstico inicial de algunos tumores.  Dentro de las metástasis que asientan en el hueso, la columna vertebral  es la región más predominante y en ella, la región dorsal la más típica.Por  tanto debemos estar muy atentos a los síntomas de alarma que pueden hacernos sospechar sobre estas lesiones tan graves, las metástasis vertebrales por tumores malignos.
Los pacientes tienen que estar atentos de los denominados síntomas de alarma "red flags", que pueden orientarnos a que algo malo está ocurriendo. Estos pueden ser fiebre, perdida de peso, dolor nocturno, dolor que no cede con analgésicos normales, dolor con el reposo... Cuando padecemos estos síntomas debemos  consultar con nuestro médico y buscar la causa.
Una correcta exploración y las pruebas complementarias necesarias deben realizarse. Comenzar con una radiografía simple y si es necesario una resonancia magnética nuclear.Si el diagnostico inicial del tumor se hace por los síntomas de alarma se debe hacer un estudio de extensión y del diagnostico del tumor primario. Se suele solicitar analíticas completas, TAC toracolumbar y gammagrafía ósea. El diagnostico del tumor primario se debe hacer por una biopsia como medida invasiva inicial.
Los tratamientos  de las metástasis dependen del tipo de tumor, estado del paciente y  la extensión tumoral. Estos tratamientos pueden ir desde abstención terapéutica, cirugía curativa o paliativa y  la ampliación con quimioterapia y/ o radioterapia.
Presentamos el caso realizado, cuyo diagnóstico tumoral de cáncer de pulmón fue realizado por la metástasis inicial que dio la cara con una clínica de compresión  medular a nivel cervical. Con una simple radiografía fue diagnosticado, realizando posteriormente las pruebas pertinentes. Fue intervenido realizado un abordaje anterior, la exeresis paliativa tumoral y la estabilización de la columna con una malla de titanio y una placa anterior.
Si tiene síntomas de alarma consúltenos www.doctorpescador.es . Cuidamos su espalda. 

Dr. David Pescador

Dr. David Pescador

Dr. David Pescador

Traumatólogo
El Dr. David Pescador es especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica, con subespecialidad en Cirugía de Columna Vertebral.

Categorías